Te pido que me quieras así como soy.

Escrito para ti y para ti y para ti…

Por Vivian

Te pido que me quieras así como soy, no me pidas que cambie, justo ahora que estoy aprendiendo a soltar  cualquier necesidad de cambiar. Esta soy y está bien. No me pidas que cambie. Toda mi vida intenté cambiar, ser más de esto o menos de aquello y  te confieso que es agotador. En este momento sólo soy. No me pidas que cambie quiéreme así como soy.

Sé que preferirías verme fuerte y  guerrera. Pero mira, no tengo ganas de guerrear, soy vulnerable y en ocasiones me siento cansada. Déjame usar mi poder en soltar y aceptar. No me pidas que tenga más confianza ni más fe ni más esperanza, no me pidas que cambie, pues me obligas a gastar mis fuerzas en algo que no está ocurriendo y  me roba preciosa energía para disfrutar tu compañía.

Ayer lloré y más adelante no sé que pasará. Pero mírame bien, ahora justo en este momento estoy sonriendo. Devuélveme  tu sonrisa que alimenta la mía propia, no tenemos idea lo que ha de ocurrir mañana, no me exijas  viaje a un futuro que exige fe, cuando tengo el inmenso y maravilloso presente que no requiere ni de mi fe ni de la tuya.

Si un día me vez triste, no es necesario que te entristezcas conmigo, ni que te quedes ni que me acompañes, sólo te pido que me esperes, pronto volveré a sonreír y voy a necesitar la compañía de tu risa para que brindemos juntos por el maravilloso amor que la existencia en todo momento nos regala.

Ya estoy haciendo lo que tengo que hacer, por favor no me des más tareas, dame tu alegría y aceptemos juntos que lo que nunca ha de cambiar jamás podrá ser nublado por el temor que provoca pensar en futuros inciertos. Quiéreme así como soy y dancemos juntos este mágico y eterno momento.

Dame tu permiso para equivocarme y retomar el rumbo, te quiero desde y por toda la eternidad y sólo un absurdo error podría nublar la luz de mi amor.  Por eso, en este fugaz momento de lucidez, con toda certeza te puedo decir: te quiero así como eres y no necesito que cambies.