Después de 15 años de trabajo espiritual a jornada completa, 24/7, puedo con toda propiedad decir que no he logrado nada.
No soy una mejor persona, no me enojo menos, no he desarrollado poderes especiales, no me han crecido alas ni se me ha prendido una aureola.
Entonces, ¿ha valido la pena tanta energía invertida?: ABSOLUTAMENTE!!!
Hoy la presencia del otro es más cálida y eso es suficiente motivo para continuar caminando!!

3 Comentarios

    • Olga Sánchez Calderón
      reply

      Es cierto!!! sin embargo no cambiaría absolutamente nada de lo que he hecho en los últimos 30 años.

      • Vivian Borchers
        reply

        Estamos en lo mismo!!!

    • Pamela
      reply

      Has hecho realmente el cambio en ti, has dejado de juzgarte y juzgar a los demás
      ahí esta la clave

Escriba un comentario


− 4 = cuatro