¡Cuán hermoso se vuelve el mundo en ese instante en el que ves la verdad acerca de ti mismo reflejada en tu hermano!
Ahora estás libre de pecado y contemplas tu impecabilidad.
Ahora eres santo y así lo percibes.
UCDM

Escriba un comentario


1 − = cero