confiarEl gran aprendizaje de este último año me ha dejado es el de reconocer lo extraordinariamente poderosos y resilientes que somos capaces de ser.
No fuertes y poderosos en el sentido de poder realizar actos de magia, que por cierto los realizamos, sino fuertes en el sentido de haberme dado cuenta que, aún en medio de la ilusión, la cordura prima y somos capaces de aprovechar cada experiencia como una nueva posibilidad de amar todo lo que es.
Las personas me dicen que sea positiva y que confié en que Dios me ayudará y yo les digo prefiero ser yo misma y confiar en que puedo.
La Existencia nunca deja de ayudarnos, no necesita que confié en Ella.
Vivian inspirada en UCDM