Puesto que juzgarte te provoca dolor, escoges proyectar lo que rechazas de ti mismo, como una manera de mantenerte a salvo de tu propio juicio. La proyección sin embargo, siempre te dará daño pues intenta hacerte sentir que eres mejor que tus hermanos ...

Dios no perdona porque nunca ha condenado. Primero tiene que haber condenación para que el perdón sea necesario. El perdón es la mayor necesidad de este mundo. De la misma manera en que sólo te condenas a ti mismo, de igual modo, sólo te perdonas a t...